Hoy empezamos un nuevo proyecto. Tratar de determinar las unidades de paisaje en el paisaje del vino y el viñedo de Rioja Alta. Es un trabajo sin duda complejo, pero entendemos que fundamental para poder ir avanzando en medidas de protección real del paisaje.

No podemos proteger lo que no está delimitado. Pensar en protecciones universales, sin concreción o genéricas no pasa de ser una declaración de buenas intenciones. Se hace necesario avanzar desde un consenso territorial, hacia una valoración de los elementos que consideramos más importantes del paisaje y, a partir de esto, localizar los espacios y definirlos.

Es un trabajo que requerirá un pequeño esfuerzo por parte de todos, pero nos permitirá alcanzar varios objetivos. En primer lugar que todos reflexionemos sobre nuestra valoración del paisaje del vino. En segundo lugar que analicemos los elementos que lo conforman y pensemos cuales son más interesantes, cuales debemos conservar y en que medida, como podemos compaginar la protección con el desarrollo de un paisaje vivo y como, entre todos podemos alcanzar un consenso sobre cual debe ser su futuro.

Si, además, podemos ir avanzado en la valoración espacial de las zonas, tanto mejor. Un trabajo que tendremos avanzado para cuando sea necesario poder arbitrar avances en su protección.

Una tarea a la que vamos a dedicar los próximos meses y para el que esperamos contar con la ayuda de todos.

 

Este proyecto está cofinanciado por: