Etiquetas

Plano de un proyecto de rehabilitación de una bodega. 1814.

Plano de un proyecto de rehabilitación de una bodega. 1814.

Tenemos que estar contentos. Hay muchas personas encargadas de proteger, conservar y catalogar nuestro patrimonio documental. Esos papeles viejos, en muchas ocasiones escritos con una letra poco accesible a la mayoría de los mortales, donde se cuenta nuestra historia.
Equipos técnicos que desarrollan un arduo trabajo de protección y defensa de un patrimonio que es fundamental y al que en muchas ocasiones no se presta la debida atención. También la historia del vino de Rioja se encuentra en este patrimonio documental, unas buena parte de él esperando todavía que alguien lo estudie y difunda.

Aforo de vino

Aforo de vino

Es una tarea imprescindible. No podemos hablar de nuestro vino y nuestro paisaje, de su evolución y su realidad, si no estudiamos en profundidad toda esta documentación. Es cada vez más frecuente encontrarse con mucha gente que habla de oídas, que inventa, que supone o que malinterpreta, con o sin intención, la historia del vino de Rioja.
Frente a esta actitud tenemos que contraponer el estudio riguroso,… y material no falta. Pero claro, esto cuesta esfuerzo, dedicación y ética científica. Iremos hablando de algunas de las informaciones que han llegado hasta nuestros días. Ahora solo queríamos rendir un homenaje a todos aquellos profesionales responsables de su cuidado.

Folio del catrastro del Marques de la Ensenada de SAn Vicente de la Sonsierra

Folio del catastro del Marqueés de la Ensenada de San Vicente de la Sonsierra

Y queremos hacerlo porque tenemos la sensación de que no tienen el reconocimiento que en justicia se merecen. Es como si “otros patrimonios” fueran “más importantes” por ser más visibles o mas populares.
Hemos de reivindicar el archivo, reivindicar a sus técnicos, reivindicar medios para su conservación y cuidado y, claro está, reivindicar la investigación en sus fondos. Es importante que el conjunto de la sociedad valore lo que significan: hay que comunicar su importancia.
Pero hoy queremos sobre todo, agradecer a todas aquellas personas que embutidas en sus batas y, muy frecuentemente, con unos medios muy escasos, velan porque nuestra historia se conserve. Desde aquí nuestro más sincero reconocimiento.